ACTUALIDAD SERESTO®

12/10/2016

Rompiendo falsos mitos: cuando se acaba el verano se van los parásitos

Son muchos los propietarios de perros y gatos que creen que solo es necesario desparasitar externamente a sus mascotas durante los meses de primavera y verano, creyendo que al disminuir las temperaturas todos los insectos desaparecen.



Si bien es cierto que los mosquitos comunes, mariposas, abejas y otros insectos voladores de nuestro entorno dejan de aletear a nuestro alrededor, los insectos que parasitan a nuestras mascotas no se ven afectados por la llegada del otoño.

Hay varias explicaciones que nos harán comprender por qué pulgas, garrapatas y flebótomos siguen acechando a nuestros animales de compañía:




  • El otoño en nuestro país es suave
    Exceptuando las zonas de alta montaña, la temperatura media de estos meses no suele descender por debajo de los 10 - 12 grados, totalmente adecuada para la supervivencia de los parásitos externos de nuestras mascotas.
  • El pelaje protege los parásitos del entorno 
    Los insectos voladores son más sensibles al frío porque no tiene donde protegerse. Por contra, las pulgas y las garrapatas pueden vivir entre el pelaje de los animales que les ofrece un cobijo excepcional.
  • El ciclo biológico de algunos de los parásitos se completa en los hogares 
    Las fases larvarias de las pulgas pueden vivir y desarrollarse dentro de nuestros hogares donde la temperatura no cambia apenas en todo el año.
  • La humedad vuelve a ser elevada 
    Normalmente en otoño vuelven las lluvias que, unidas a unas temperaturas relativamente suaves, favorecen el crecimiento de la vegetación que protege la vida de las garrapatas.
  • Un segundo pico de flebótomos 
    Entre septiembre y octubre se registra un pico de flebótomos en nuestra geografía, donde estos insectos transmisores de la leishmaniosis ya son endémicos.
  • Muchos propietarios se relajan 
    El mismo falso mito provoca que muchas personas dejen de proteger a sus mascotas frente a los parásitos externos, lo que provoca un aumento de la población animal parasitada y facilita el contagio.

Como puedes ver, hay muchas razones para seguir protegiendo a tu mascota durante los meses de otoño. ¡No te relajes!