ACTUALIDAD SERESTO®

9/09/2017

¿Regalar un perro o un gato en Navidad? ¡Piénsalo bien antes de hacerlo!

En unas pocas semanas, Papá Noel y los Reyes Magos llenarán nuestras casas de ilusión. Si en la lista de deseos para estas Navidades vas a pedir que llegue a tu casa una mascota, es importante que tengas en cuenta algunas recomendaciones importantes.

Una decisión que debes meditar

Tener un animal de compañía requiere asumir una responsabilidad con un ser vivo durante toda su vida. Cuando adquieres un animal te comprometes a asumir todos sus cuidados: ofrecerle una alimentación adecuada, paseos diarios y ejercicio físico, controles veterinarios, cumplimiento de las obligaciones legales, educación, tratamientos médicos, etc. Sé consciente que adquirir una mascota implica una inversión en tiempo y dinero que debes tener en cuenta.

¿Adoptar?

Adoptar un perro o un gato de una protectora es algo muy gratificante para ti, pero sobre todo lo es para el animal adoptado. Le vas a dar una nueva vida y le ofrecerás la oportunidad de salir de su jaula, de empezar de nuevo con una familia que le cuide y le mime, con las que disfrutar de sus cuidados, paseos y mucho amor.

Debes tener en cuenta que algunos de los animales que buscan hogar en dichas protectoras sufren enfermedades. Deberás preguntar a los responsables del refugio las necesidades de cada uno y pensar si podrás hacerles frente. Entre las distintas opciones, podrás encontrar perros de cualquier edad, desde cachorros hasta animales muy mayores. Olvida tus prejuicios y conoce a todos para encontrar el que más encaje contigo.

¿Comprar?

Puede que te decidas por comprar un perro o un gato porque prefieres elegir una raza concreta o un cachorro. Por lo que se refiere a la edad, ten en cuenta que la educación de un cachorro requiere mucho más esfuerzo y paciencia. Si vas a elegir a un animal por su raza, no lo hagas solamente por la estética.

Si visitas alguna protectora, podrás ver que existen numerosos perros o gatos que encajarán con el tipo de mascota que buscas. Comprar nunca debe ser la primera opción.

La “canastilla” de tu nuevo amigo

Añade a tu lista de deseos todo lo necesario para su llegada. No te olvides de preparar una cama, un comedero y bebedero, la comida adecuada, algún juguete, unos premios en forma de golosina, y un kit de higiene que incluya cepillo, toallitas higiénicas y limpiador dental. En el caso exclusivo de los gatos, también deberás contar con un arenero y un rascador; y en el de los perros, deberás comprar un collar o arnés, una correa y un pack de bolsitas para recoger sus necesidades de la calle.

La visita al veterinario

Sea cual sea la edad, raza y origen de tu nuevo compañero es muy importante que le lleves al veterinario cuanto antes. Una revisión completa para asegurarte que todo está en orden te dará la tranquilidad necesaria para empezar esta nueva etapa.

Antes de entrar en casa: DESPARASITACIÓN

Empieza con buen pie. Si tu mascota trae parásitos consigo puede que tu hogar se convierta fácilmente en la morada de miles de pulgas y/o garrapatas. Prevenir siempre es la mejor opción, por lo que consulta con tu veterinario para que le administre el tratamiento antiparasitario interno más adecuado, y protege a tu mascota frente a los parásitos externos con un collar con efecto repelente como Seresto®.