ACTUALIDAD SERESTO®

4/05/2019

¿Qué le puede hacer una garrapata a mi perro?

 

Con la llegada del verano y las temperaturas cálidas, es más frecuente la presencia de las garrapatas y el riesgo de que una de ellas se prenda en la piel de tu perro aumenta, especialmente durante los paseos por la naturaleza, en parques o en el campo.

Con la llegada del verano y las temperaturas cálidas, es más frecuente la presencia de las garrapatas y el riesgo de que una de ellas se prenda en la piel de tu perro aumenta, especialmente durante los paseos por la naturaleza, en parques o en el campo.

¿Qué le puede hacer una garrapata a mi perro?

Las garrapatas son ácaros parásitos que suelen permanecer en los matorrales o en la hierba a la espera de un hospedador, para alimentarse de su sangre. Si tu mascota entra en contacto directo con la maleza, la garrapata se logra agarrar en su pelaje, busca un lugar adecuado para instalarse y luego pica.

Al picar, la garrapata se ancla a la piel del cánido mediante su aparato bucal en forma de arpón, provisto de hileras de dientes, que le sirve como mecanismo de sujeción y succión. Igualmente, este ectoparásito tiene otro mecanismo de sujeción: una sustancia que segrega al picar y que actúa como cemento, causando enfermedades en la piel.

La picadura de la garrapata puede ocasionar enrojecimiento e irritación de la piel y con su saliva, puede transmitir graves enfermedades tanto a los animales como a las personas. Incluso, algunas de ellas pueden resultar mortales para las mascotas si no se diagnostican a tiempo.

Las enfermedades que pueden transmitir las garrapatas son:

  • Ehrlichiosis: es causada por una bacteria llamada Ehrlichia canis, que actúa en las células, los glóbulos blancos y las plaquetas del perro. Al diseminarse en la sangre, la bacteria puede afectar diferentes órganos como los ganglios, pulmones, hígado y riñones. Los signos clínicos más comunes son fiebre; pérdida de apetito y pérdida de peso; problemas respiratorios y del sistema nervioso; problemas oculares –incluso puede presentarse ceguera-; dolores articulares y cojera.Un diagnóstico temprano garantizará la recuperación total de tu perro.
  • Borreliosis (enfermedad de Lyme): se produce por la acción de la bacteria Borrelia burgdorferi y los signos clínicos son: anorexia, depresión, fiebre, cojera, artritis y deformación de las articulaciones, inflamación de los ganglios alrededor de la zona de la picadura y problemas renales. En los casos más graves puede presentarse inflamación del corazón y complicaciones del sistema nervioso central. 
    • Babesiosis: es ocasionada por un parásito denominado Babesia, que se aloja en el torrente sanguíneo y se reproduce de forma muy rápida. Al diseminarse por el organismo del perro, ataca los tejidos de los pulmones y del hígado, con la posibilidad de daños irreversibles en estos órganos o, en los casos más graves, la muerte del animal. Los signos clínicos de la babesiosis son anemia grave, fiebre, debilidad y pérdida de peso en el animal. Esta enfermedad puede causar la muerte si no se trata a tiempo.
    • Anaplasmosis: se produce a causa de las bacterias del género anaplasma. Este tipo de parásitos son parásitos intracelulares obligados, es decir, que deben habitar en el interior de células, como células sanguíneas, provocando síntomas más o menos intensos. Los síntomas de esta enfermedad son numerosos pero inespecíficos, lo que puede complicar el diagnóstico. Los signos clínicos son innumerables. Los más comunes son fiebre, depresión, anorexia, cojera o dolor articular.

Si observas en tu perro alguno de estos signos clínicos, acude a tu veterinario para que le haga una prueba, a fin de descartar cualquiera de estas enfermedades.

 

¿Cómo prevenir que las garrapatas piquen a mi perro?

 

La forma más efectiva para evitar que las garrapatas piquen a tu perro es utilizando un antiparasitario externo efectivo, que no solo repele, sino que elimina al parásito. El collar Seresto cuenta con estos atributos: no solo mata a las garrapatas apenas entran en contacto con el pelo de tu mascota, sino que posee un efecto que las repele, evitando que le piquen y le transmitan las enfermedades.

Este collar antiparasitario actúa hasta por 8 meses de forma continuada y es ideal para que mantengas durante todo el año a tu perro protegido contra las garrapatas y las pulgas. y Además, también durante un periodo de hasta 8 meses desde su aplicación, reduce el riesgo de infección de Leishmania Infantum en perros, un parásito que se transmite a través de la picadura del flebotomo y que es el causante de la leishmaniosis.