ACTUALIDAD SERESTO®

24/08/2019

Mi gato no sale de casa, ¿puede coger garrapatas?

Las garrapatas son parásitos externos que se alimentan de la sangre de su hospedador y pueden transmitir enfermedades graves a las mascotas y a las personas.

Las garrapatas son parásitos externos que se alimentan de la sangre de su hospedador y pueden transmitir enfermedades graves a las mascotas y a las personas. Debido a que estos artrópodos, por lo general, se prenden al pelaje de los animales mediante el contacto directo con la vegetación, solemos pensar que si nuestro amigo peludo no sale de casa permanecerá fuera del alcance de las garrapatas.

Sin embargo, un gato doméstico puede coger garrapatas que se han trasladado desde el exterior hasta el interior de nuestro hogar de diferentes maneras:

 

A través de otras mascotas

Las garrapatas pueden entrar en tu hogar prendidas de otras mascotas que han salido a la calle. Considera esta posibilidad si tu gato convive con otras mascotas o si recibes la visita de un animal que no vive en tu casa. Las garrapatas necesitan tres hospedadores diferentes para completar su ciclo de vida y podría ocurrir que en una de estas fases el parásito se mudara de un animal a otro, hospedándose en tu gato.

 

En la ropa de una persona

Otra posibilidad que puede facilitar la entrada de una garrapata en tu casa es que el parásito sea transportado prendido de la ropa, los calcetines o el calzado de una persona. Aunque las garrapatas no vuelan ni saltan como las pulgas, son capaces de detectar ciertas señales que les alertan de la presencia de un posible hospedador para engancharse a este. Pueden entrar en tu casa en cualquiera de los estadios de desarrollo (larva, ninfa o adulto) y completar su ciclo de vida en el interior de la vivienda.

 

Las garrapatas desovan en tu casa

Existe la posibilidad de que una garrapata que haya entrado en tu casa se desprenda y deposite sus huevos en tus alfombras, textiles o en la ropa de cama de tu mascota. Una garrapata es capaz de poner hasta 10.000 huevos durante su vida y lo hace fuera del hospedador. Una vez que estos huevos eclosionan, se convierten en una plaga muy difícil de erradicar.

 

Durante un viaje o visita al veterinario

Aunque tu gato permanezca la mayor parte del tiempo en casa, en algún momento del año seguramente saldrá al exterior, bien sea durante un viaje o en la visita al veterinario. En estas ocasiones podría coger alguna garrapata si no está adecuadamente protegido contra este parásito.

 

¿Cómo puedo proteger a mi gato de las garrapatas?

Para prevenir una infestación por garrapatas, es necesario proteger al gato con un antiparasitario externo como el collar Seresto, que elimina las garrapatas y tiene un efecto repelente que evita que lleguen a picar a tu mascota. Seresto es eficaz contra larvas, ninfas y garrapatas adultas, brindando hasta 8 meses de protección a tu minino.

Asimismo, es aconsejable mantener una adecuada limpieza de tu hogar y lavar la ropa de cama de tu mascota con agua caliente al menos una vez por semana.

Si tienes jardín, mantén el césped recortado y toma medidas para evitar la entrada de otros hospedadores de garrapatas como los roedores.

Para una información completa, consulta la ficha técnica.