ACTUALIDAD SERESTO®

11/05/2017

Los problemas oculares más frecuentes en perros y gatos

Una de las causas más frecuentes de visita al veterinario son los problemas oculares. Tanto perros como gatos pueden sufrir enfermedades en los ojos. Éstas son las más frecuentes.

Conjuntivitis

Se trata de la inflamación de la zona mucosa que rodea el globo ocular y la cara interna de los párpados. Puede tener orígenes diferentes que incluyen desde problemas autoinmunes hasta procesos alérgicos pasando por infecciones víricas o bacterianas.

Los signos de una conjuntivitis son variables, pero suelen tener en común el enrojecimiento del ojo y la presencia de secreción ocular que puede ser blanquecina o verde según los agentes que intervengan en el proceso. Puede afectar a uno o ambos ojos.

 

Alteraciones párpados

Entropion: se trata de un replegamiento del párpado hacia el interior del ojo que produce que las pestañas y pelos puedan entrar en contacto con el globo ocular irritando la córnea. Suele afectar al párpado inferior y comúnmente es bilateral. Las molestias oculares que produce esta enfermedad se muestran en forma de parpadeo y lagrimeo constantes, ya que la presencia de pelos en contacto con la córnea es muy molesto y doloroso.

Ectropion: en este caso, el replegamiento del párpado es hacia el exterior visualizándose como párpados inferiores caídos que dejan el ojo poco cubierto, es decir sin protección frente agresiones externas.

 

Queratoconjuntivitis seca

Conocida como “ojo seco”, esta enfermedad de la córnea y la conjuntiva se produce por una inadecuada producción de lágrima. Por causas que incluyen traumatismos, problemas genéticos, degeneración o infecciones, las glándulas lacrimales dejan de funcionar correctamente. La falta de lágrima en el ojo lo deja seco y sin protección frente irritaciones, infecciones y otros agentes externos. El ojo aparece con poco brillo, rodeado de una secreción amarillenta y con un marcado enrojecimiento que puede confundirse con una conjuntivitis simple. Si no se trata de forma adecuada, evolucionará en forma de inflamación crónica de la córnea que puede derivar en úlceras corneales e incluso en ceguera.

 

Úlcera de córnea

Es una de las patologías más frecuentes en perros y gatos. Se trata de una erosión o herida en la córnea que no es más que un epitelio muy fino y transparente que recubre el ojo por su cara anterior. Se pueden originar por golpes, por la presencia de pelos en el ojo en perros con entropion, debido a la acción de agentes infecciosos, por la presencia de cuerpos extraños que se pueden clavar en el ojo o incluso por la acción de rascarse cuando un perro tiene picor en la cara.

Se trata de una urgencia veterinaria, ya que su evolución sin control puede ocasionar la perforación del globo ocular.

 

Cataratas

La aparición de una zona opaca en el interior del ojo se denomina catarata. Se trata de la opacidad del cristalino ocasionada por traumatismos, degeneración asociada a la edad o enfermedades sistémicas como la diabetes. En muchas ocasiones se trata de un problema hereditario que puede aparecer en animales de corta edad.

Según el origen de la catarata y su evolución se puede plantear la resolución quirúrgica.

 

Todos los problemas oculares que sufren nuestros compañeros de cuatro patas deben recibir una atención veterinaria inmediata y constante hasta su correcta resolución. Algunas enfermedades son accidentes puntuales que pueden resolverse de forma médica o quirúrgica, pero otras se pueden convertir en problemas crónicos que requerirán cuidados durante toda la vida de nuestra mascota.