ACTUALIDAD SERESTO®

30/06/2016

Gatos vs Perros - 8 cosas que tienen en común

La cultura popular presenta a los perros y gatos como animales en las antípodas sea tanto en sus comportamientos, en su alimentación e incluso en su relación con las personas. Pero aunque no lo creas, se parecen mucho más de lo que imaginas y tienen muchas cosas en común. ¡Disfrútalas con #SerestoFun!

1- Instinto de caza
Los perros y gatos llevan el instinto de caza en su ADN como medio para conseguir comida. Los felinos suelen centrarse en presas pequeñas y los perros puedan cazar en manada presas más grandes. Pero cazar, lo hacen ambos.

2- Capacidad de crías múltiples
Tanto perras como gatas pueden dar a luz a varias crías a la vez y pueden hacerse cargo de cada una de ellas al mismo tiempo.

3- Expresarse con la cola
Ambos utilizan la cola para poder expresarse. Si el perro está contento mueve la cola, en cambio el gato la mantiene erguida cuando está tranquilo.

4- Caricias en la barriga
Los perros y los gatos enseñan sus barrigas exponiendo sumisión a otra especie o para que sus dueños los acaricien. Las caricias en la barriga los relaja brindándoles un placer que solo una persona puede darle.

5- Territorialidad
Defender su territorio es otra de las cosas que tienen en común perros y gatos. Aunque cada uno tiene un objetivo diferente. Los perros se asociaban para mejorar la caza y de allí su hábito de estar en grupo. Los gatos son territoriales en el cuidado de sus crías vigilando que no vayan hacia otros territorios.

6- Dan giros antes de tumbarse.
Los antecesores de perros y gatos tenían el hábito de rodear sus guaridas antes de entrar. Al girar en círculos se aseguran que ese lugar les pertenecía y evitaban visitas incómodas de otros animales.

7- El Olfato
Los perros y gatos tiene un olfato muy desarrollado. Con solo oler lo que ha excretado otro animal de la misma especie, ambos pueden detectar el género.

8- Afinidad con los humanos
Lo que sin duda tienen en común perros y gatos es su milenaria relación con los humanos. Inicialmente estos animales recibían de los humanos comida y resguardo de las inclemencias del tiempo. Mientras que los humanos usaban a los perros para la caza o para ahuyentar amenazas y a los gatos para cazar roedores o control de otras plagas. Esa relación ha ido evolucionando. Hoy día perros y gatos muestran su afecto a los humanos formando fuertes y profundos lazos de unión emocional.

Queda claro que hay mucho en común entre perros y gatos, por eso Seresto se adapta a ambos para protegerles hasta 8 meses frente a pulgas y garrapatas.