ACTUALIDAD SERESTO®

18/05/2018

¿Cómo evitar que mi gato se estrese con las visitas?

 

Hay épocas del año o momentos en la vida en la que las visitas a casa de familiares y/o amigos incrementan. Para los humanos, estos eventos representan una mezcla entre la ilusión de ver a nuestros seres queridos y el agotamiento que supone acondicionarlo todo. Pero, ¿te has preguntado cómo sobrellevan los gatos este estrés?

Todos sabemos que no hay dos gatos iguales pero que, por lo general, los felinos son animales territoriales de costumbres bastante fijas y no toleran bien los cambios. Si tienes un gato muy sociable, seguro de sí mismo o muy acostumbrado a las visitas, puede que no debas preocuparte, pero si, por lo contrario, tu gato es tímido, poco amigo de las novedades, temeroso de las personas desconocidas o incluso agresivo, los días de celebración deberás ser muy cuidadoso con él.

Muchos gatos se estresan cuando nuevas personas entran en el hogar, o su territorio. El estrés se puede manifestar de distintas formas: escondiéndose, cambiando los hábitos higiénicos, mostrando agresividad, perdiendo el apetito o incluso con una bajada del sistema inmune que puede conllevar enfermedades.

 

Para evitar la aparición de estrés en tu felino durante épocas de muchas visitas en casa es recomendable seguir estos sencillos consejos:

  • Permite a tu gato esconderse si lo desea. Evitar las situaciones de temor es vital para los gatos inseguros. 
  • Pide a tus invitados que le dejen tranquilo, sobre todo a los niños, que suelen ser mucho más activos y bruscos en el contacto con los gatos.
  • Deja un espacio tranquilo y poco ruidoso exclusivo para él donde tenga a su alcance el agua, su comida, un arenero y su cama favorita. Déjale salir solamente si lo desea.
  • Si tu gato es extremadamente miedoso o agresivo valora celebrar el evento en otro lugar. A veces las soluciones drásticas son las mejores.
  • Prémiale con cuidados extras cuando finalmente esté tranquilo. Una dosis extra de caricias, un alimento especial, etc.

 

Recuerda que los gatos suelen ser animales más bien solitarios, así que, a menos que le tengas acostumbrado de pequeño, minimiza el contacto con las visitas para ayudarle a mantenerse en perfecto equilibrio.