ACTUALIDAD SERESTO®

7/10/2017

5 CONSEJOS PARA EDUCAR A TU CACHORRO

Educar a tu cachorro es una aventura increíble. El inicio de la vida compartida con un perro es maravilloso, pero no está libre de quebraderos de cabeza. Entre ellos los más grandes suelen estar relacionados con que aprenda a comportarse y que adquiera hábitos que hagan la convivencia fluida.

En nuestro país existen grandes profesionales que te pueden ayudar en la educación de tu mascota y desde aquí queremos recomendarte que te pongas en contacto con alguno de ellos tan pronto como tu nuevo amigo entre en casa. Desde pequeñas dudas hasta grandes entrenamientos, el trabajo de un experto en educación canina debe tomarse como una inversión para garantizar la feliz convivencia con tu mascota durante toda su vida.

 

Queremos darte algunos consejos básicos que te serán muy útiles en esta primera etapa con tu mascota.

 

Consejos para educar a tu mascota

 

  1. Premios, premios y más premios: el cerebro de los perros funciona por asociación. De esta manera, si una conducta se asocia repetidamente a un estímulo positivo, este hábito quedará grabado y se repetirá para siempre. Por eso es importante premiar a tu mascota:
  • Cada vez que tu perro orine en el lugar adecuado.
  • Cada vez que se siente en su sitio o se tumba tranquilo o cuando juega calmado

 

Debes encontrar el premio que más emocione a tu cachorro. Algunas mascotas son muy glotonas y hacen cualquier cosa por un poco de comida. Otras responden mejor con su juguete favorito y algunas no quieren nada más que una voz cariñosa o una caricia. Es importante darle el premio de forma inmediata tras la acción para que tu perro no se confunda.

 

  1. Evita el castigo Si respondes con un castigo a una mala conducta de un perro puede ser que no entienda lo que le estás tratando de explicar o incluso que te coja miedo. Los perros que son educados a base de castigos suelen ser animales desconfiados incapaces de hacer frente a los cambios de su entorno. No tienen el mismo efecto en su conducta que los premios.  Por esta razón no sirven las siguientes pautas:
  • Frotar el hocico de tu perro sobre su orina si está fuera de su lugar.
  • Pegarle o gritarle enfadado cuando haga algo mal.

 

  1. Ignora las conductas indeseadas: Ni siquiera le mires cuando haga algo mal. Tu falta de atención es la mejor forma de hacerle ver que no te interesa lo que ha hecho y que no debe volver a hacerlas.

 

  1. Sigue rutinas diarias: La repetición de hábitos diarios facilita el aprendizaje de tu cachorro. Respeta los horarios de las comidas, los paseos, los juegos los momentos de cariño… Así nada le cogerá por sorpresa y sabrá en todo momento qué debe hacer.

 

  1. Prepárale para el futuro: Acostúmbralo desde pequeño a sentirse a gusto con todo lo que le depara el futuro. Llévale en coche si quieres que se acostumbre a él. Paséale por entornos bien distintos, manipula todas las partes de su cuerpo para que se deje explorar por el veterinario, etc. Cuantas menos situaciones desconocidas viva, mejor será su comportamiento.

 

Recuerda que todo lo que hagas ahora va a quedar grabado en su memoria para el resto de sus días, así que enséñale a ser feliz.