#HolaComplicidad

#AdiósLeishmaniosis

La protección y prevención demostrada de Seresto® ahora es mejor gracias a la nueva indicación frente a la leishmaniosis.

Solo Seresto® reduce durante un periodo de hasta 8 meses desde su aplicación el riesgo de infección de Leishmania Infantum en perros, un parásito que se transmite a través de la picadura del flebotomo y que es el causante de la leishmaniosis.

Los principios activos se almacenan dentro del collar y son liberados de forma gradual y constante a través de la piel por toda la superficie corporal del perro para reducir el riesgo de infección de esta enfermedad.

La protección y prevención demostrada de Seresto® ahora es mejor gracias a la nueva indicación frente a la leishmaniosis.

Conoce la leishmaniosis

La leishmaniosis, también conocida como leishmaniasis, es una enfermedad infecciosa de transmisión vectorial causada por un parásito microscópico llamado Leishmania Infantum

La leishmaniosis llega a nuestros perros a través de la picadura del flebotomo. Cuando un flebotomo pica e ingiere sangre de un perro infectado, el parásito se traslada al aparato bucal del flebotomo. Si ese flebotomo pica a otro perro, le trasmite el parásito a un nuevo perro, convirtiéndolo en huésped de la enfermedad. Una vez que el parásito entra en el torrente sanguíneo del perro se instala en las células, causando daños en los tejidos afectados.

La leishmaniosis es una enfermedad zoonótica, es decir, que se transmite de animales a personas. Si un flebotomo infectado por Leishmania Infantum pica a una persona, podría transmitirle el parásito. De todas formas, en España la leishmaniosis no es una enfermedad frecuente en humanos. En humanos, esta enfermedad se manifiesta principalmente con signos cutáneos. En personas con problemas de inmunidad, podría afectar a órganos internos.

Es importante saber que, para la transmisión de la leishmaniosis, siempre tiene que haber un flebotomo que actúe como vector. Es decir, el flebotomo será el que pique y transmita el parásito. Un perro infectado de leishmaniosis nunca transmite directamente la enfermedad a las personas.

Síntomas de la leishmaniosis en tu perro

Es posible que algunos perros infectados ni siquiera lleguen a desarrollar la enfermedad de la leishmaniosis. Pero, aunque algunos perros infectados no lo demuestran nunca, también existen casos donde los perros tienen lesiones que no afectan a órganos vitales y casos en que los perros llegan a padecer problemas graves en su organismo que pueden ser fatales.

La leishmaniosis es una amenaza muy seria para nuestros perros. Después de la infección, puede pasar un tiempo de entre 3 meses y varios años antes de que se desarrollen los síntomas clínicos.

Le lesiones cutáneas localizadas en el punto de la picadura inicial suelen ser los primeros síntomas observados, seguidos de una serie de síntomas clínicos muy variables como lesiones cutáneas e inflamación (dermatitis), pérdida de pelo localizada (a menudo facial), nódulos linfáticos hinchados, pérdida de peso, inflamación de los ojos (conjuntivitis) o problemas orgánicos graves si se ven afectados órganos vitales como el hígado o los riñones.

Es importante ser consciente que, una vez que un perro se haya infectado por la leishmaniosis, será portador de la enfermedad durante toda su vida.

Incidencia de la leishmaniosis en España

La leishmaniosis estaba asociada a la zona del mediterráneo y a las épocas de más calor del año.

Pero la enfermedad se está extendiendo a otras regiones. El incremento de las temperaturas como consecuencia del cambio climático, la adopción de animales en otros países y el aumento de los viajes y del turismo con animales son algunas de las razones por las que las enfermedades de transmisión vectorial, como la leishmaniosis, se están expandiendo a zonas donde antes no se veían.

La presencia de flebotomos en nuestra geografía es constante y cada vez hay más perros infectados (clínicamente sanos o enfermos) por leishmania.

A continuación, el porcentaje de leishmaniosis según zona geográfica*.

*Acedo Sánchez et al., 1996 (1); Acedo Sánchez et al.,1998 (2); Alonso et al., 2010 (3); Amela et al., 1995 (4); Amusategui et al., 2004 (5); Arnedo et al., 1994 (6); Benito y Alvar, 1989 (7); Botet et al., 1987 (8); Castañeda et al., 1999 (9); Castañeda et al., 2000 (10); Castillo et al., 1985 (11); Celaya C, 1993 (12); Corachán et al., 1987 (13); Couto et al., 2010 (14); Encinas Grandes et al., 1988 (15); Fisa et al., 1991 (16); Fisa et al., 1999 (17); Gálvez et al., 2010 (18); García-Nieto et al., 2002 (19); Lepe et al., 2000 (20); Martín-Sánchez et al., 2009 (21); Martínez-Cruz et al., 1990 (22); Martínez-Cruz et al., 2007 (23); Miró et al., 2012 (24); Miró et al., 2013 (25); Morillas et al., 1996 (26); Nieto et al., 1992 (27); Portús et al., 1987 (28); Pujol et al., (29); Reyes et al., 1989 (30); Rosado et al., 1995 (31); Rosado et al.,1997 (32); Sáez de Santamaría et al., 1997 (33); Sanchís-Marín et al., 1997 (34); Seguí MG., 1991 (35); Asencio et al., 2015 (36); Solano-Gallego et al., 2001 (37); Muniesa et al., 2016 (38); Ballart et al., 2012 (39); Miró et al., 2017 (40); Acolver et al., 2013 (41); Chitmia et al., 2011 (42).
Our new data reveals that 176 out of 1739 dogs were seropositive (10.12%). Seroprevalences of L. infantum infection were mapped by province and bioclimatic belt: Hillside (3.47), Mountain (5.38), Supramediterranean (13.12), Mesomediterranean (11.90) and Thermomediterranean (20.86).

Tratamiento y prevención de la leishmaniosis con Seresto

En la actualidad, no existe un tratamiento que cure de forma definitiva la enfermedad, pero sí existen medicamentos que controlan la mutiplicación del parasito en el organismo del perro y ayudan a controlar la sintomatología.

El tratamiento contra la leishmaniosis es complejo, crónico y costoso. Ademas, es necesario tener en cuenta que el tratamiento será diferente para cada perro, que tendrá que someterse a un seguimiento estricto durante toda su vida.

Por eso es importante proteger siempre a nuestros perros con antiparasitarios. El collar Seresto® proporciona a tu perro hasta 8 meses de protección contra la leishmaniosis.

Se pueden tomar también otras precauciones adicionales que pueden ayudar a reducir el riesgo de infección por leishmania en tu perro. Dado que el momento más crítico para que piquen los flebotomos es entre el atardecer y el amanecer, es recomendable evitar los paseos en esas horas.

Posibles pronósticos para un perro enfermo de leishmaniosis

Igual que cada tratamiento contra la leishmaniosis será diferente en función del perro, la evolución de la enfermedad también lo será. Aun así, en términos generales, estos son los posibles pronósticos para un perro enfermo de leishmaniosis:

Recuperación

Aunque la leishmaniosis no tiene una cura definitiva, algunos perros son capaces de controlar la infección y no mostrar signos de la enfermedad nunca más con un tratamiento adecuado. Para conseguir este resultado, es importante que su sistema inmune esté siempre en plena forma.

Curación temporal con recaídas

Aunque, tras el diagnóstico y tratamiento, un perro pueda parecer sano y los resultados de los controles analíticos pueden ser normales durante un tiempo, es posible que tiempo después pueda recaer en la enfermedad mostrando síntomas que pueden ser los mismos que en la fase inicial u otros bien diferentes.

Desarrollo fatal de la leishmaniasis

La leishmaniosis es una enfermedad grave e incurable que puede tener consecuencias fatales para la salud de nuestros perros si no se prevé o se diagnostica a tiempo. La muerte de un perro enfermo de leishmaniosis suele suceder cuando se ven afectados órganos vitales o cuando otras enfermedades se presentan conjuntamente con la leishmaniosis.